MISIÓN

Colaborar en el mejoramiento de las condiciones de vida y el habitar de las comunidades rurales de nuestro país, así como en el rescate y fortalecimiento de la memoria territorial, a través de procesos participativos integrales que detonen la valoración de los saberes locales, autonomía, intercambio de saberes y resiliencia, reconociendo siempre a los habitantes como el centro de los procesos y la toma de decisiones

VISIÓN

Facilitar, de forma respetuosa y honesta, procesos comunitarios impulsados de forma autogestiva con el objetivo de mejorar las condiciones de habitabilidad de sus pobladores a través de un genuino intercambio de saberes.

FILOSOFÍA DE TRABAJO

Conscientes de la realidad que existe en las comunidades indígenas de nuestro país, en donde los derechos humanos básicos y constitucionales como la vivienda, la salud y la educación están muchas veces ausentes, cuestionamos y replanteamos el papel del arquitecto no solo como un profesional capaz de dar forma a espacios para dar refugio, sino como una entidad con la capacidad de responder a las necesidades de las comunidades a través de la gestión social, política y económica. Concebimos nuestro trabajo y compromiso de manera integral y sistémica, abordando todos los aspectos legales, políticos, sociales, económicos y ambientales necesarios para la consolidación de un proyecto comunitario.

LÍNEAS DE ACCIÓN

Entendimiento territorial y formas de habitar. Realizamos procesos  de  Investigación  Activa  Participativa  a  través  de  los  cuales  los pobladores  recopilan  y  sistematizan  sus  saberes de forma colectiva,  permitiéndoles conservarlos, transmitirlos y crear un acervo comunitario.

Arquitectura y diseño participativo. Detonamos  intercambio  de  saberes  entre  nuestro  equipo y  las  comunidades que colaboramos con  el  objetivo  de  generar proyectos arquitectónicos apropiados y apropiables  al  contexto  socio-cultural, ambiental-territorial y económico-productivo de los habitantes. 

Gestión social y fortalecimiento comunitario. Respetamos las costumbres de los pueblos originarios y su estructura social para la implementación y  seguimiento de los proyectos, así como para la toma de decisiones, asambleas y diálogos, evitando de esta manera transgredir el tejido comunitario y las colectividades presentes en el lugar.

Gestión de fondos. Recaudamos  fondos  con agentes  privados,  fundaciones,  convocatorias, programas de gobierno y campañas de financiamiento a través de nuestra Asociación Civil “Hábitat Comunal y Vivienda”. Los recursos económicos son gestionados y administrados de la mano con los pobladores con el objetivo de sostener relaciones horizontales y transparentes.

Evaluación participativa.  Evaluamos  los  procesos  sociales  y  proyectos  de  manera  colaborativa  con  los pobladores, partiendo desde la identificación de metas y objetivos en común para la generación de indicadores locales contextualizados.

Políticas públicas. Acompañamos  a  las  comunidades  para  defender  el  derecho  a  la autodeterminación y a su hábitat, generando procesos sociales y proyectos que logren tener incidencia en las políticas públicas del país.